EL TALLER DE LA SALUT

Avui volem acompartir amb vosaltres aquest escrit sobre les propietats terapèutiques del contacte físic, fet per un dels nostres voluntaris d’Acompanyament Hospitalari, el Luis José.

Gràcies per compartir el vostre amor i el vostre afecte amb els qui més ho necessiten.

“Perquè tot el que no es dona, es perd”

*     *     *

MANOS QUE ALIVIAN

Una reciente investigación llevada a cabo por la Universidad de Colorado Boulder (EE.UU.) y la Universidad de Haifa (Israel), ha llegado a la conclusión que coger de la mano a una persona con dolor físico la puede aliviar. Por lo visto, se produce una sincronización de la respiración, la frecuencia cardíaca y las ondas cerebrales.

Y es que ante una sociedad, como la que vivimos, tan tecnificada con móviles, robots, ordenadores y toda clase de aparatos electrónicos, este hallazgo es un reconocimiento a la importancia que supone el contacto humano. Ciertamente, aunque por experiencia esto era algo que ya se intuía, dar la mano es todo un gesto que, además de ofrecer amabilidad y cariño, elimina fronteras entre los seres humanos dando lugar a una empatía que, según dicha investigación, puede obrar “milagros”.

Por eso, el voluntario que trata con personas enfermas tiene a su disposición un “arma” poderosa y eficaz que, sin duda, debe aprovechar. En efecto, acompañar a la persona que sufre, no sólo dolor físico sino también moral, si se hace con amor incondicional y espíritu de fraternidad se convierte en una terapia que actúa directamente sobre las emociones humanas,  factor clave para llegar a una verdadera sanación.

Luis José